5 cosas para acabar con el aburrimiento

Es un día lluvioso, no tienes trabajo ni clases, mucho menos planes para salir o hacer algo y el aburrimiento hace de las suyas. O peor aún, tienes una vida muy ocupada, pero descubres que a pesar de ese maremagnum de actividades estás profundamente aburrido. El aburrimiento es una epidemia que no tiene que ver con no hacer nada, sino con ejecutar actividades que te llenen de alegría y emoción; es una emoción que viene de sentir insatisfacción y descontento, de estar sumido en la rutina. Pero no te preocupes, es fácil salir de este atolladero. Lee estas 5 cosas para acabar con el aburrimiento y dale un vuelco a tu vida.

1. Toma unas vacaciones: no tienes que viajar a un destino lejano y exótico necesariamente, se trata de cambiar tu ambiente, lo que te rodea. Esto puede ser beneficioso si lo utilizas como una forma de hacer un corte abrupto en tu rutina, una suerte de rito de paso. Podrías acampar en algún sitio cercano, visitar a algunos parientes, ir a alguna playa cercana, cualquier cosa que sea distinta a lo que haces. Lo importante es salir de la rutina, transformar tus experiencias. Incluso podrías convertirlo en un nuevo hobby.

2. Haz conexiones: retoma el contacto con esas personas que tienes en el olvido desde hace algún tiempo, puede ser un viejo amigo o incluso tus familiares. Podrás encontrar motivación y compañía para hacer nuevas actividades que transformarán tu rutina. Incluso, visitar y ayudar a parientes mayores harán la diferencia en tu vida, pues te sentirás útil y te sacarán del aislamiento.

Las redes sociales son una gran ventaja de nuestros tiempos, aprovéchalas para hacer contactos. Conocerás nuevas personas, ampliarás tu círculo social y todo desde tu casa. Algo tan simple como poner un mensaje en Facebook preguntando quién se anima a ir al gimnasio, ir a la playa o a tomar un café puede hacer la diferencia.

3. No temas probar cosas nuevas: haz una lista con aquellas cosas que siempre soñaste hacer, desde aprender a bailar, cultivar bonsais hasta lanzarte en paracaídas. Revisa cuáles están a tu alcance, investiga dónde dan esas clases, en qué lugares se reúnen las personas o dónde está el equipo adecuado para hacerlo; pero no te quedes en simples planes: HAZLO. Dirígete al lugar, toma aunque sea una clase de prueba. Puede que no te guste, puede que lo ames. De cualquier forma es toda una experiencia que necesitas y será divertido.

El aburrimiento es una gran fuente de inspiración para encontrar nuevas ocupaciones o hobbies. Asimismo, podrás encontrar clases online y hasta vídeo tutoriales para enseñarte a hacer algo que siempre soñaste hacer, tocar guitarra, aprender a cocinar o cómo hacer un robot.

4. Dale un giro a tu profesión: quizá la principal causa de tu aburrimiento sea que tu ocupación no te ofrece nuevos retos o te atrapó la rutina, por lo que podrías experimentar otras formas de darle un vuelco a lo que haces para ganarte la vida. Ya sea que amplíes tus conocimientos tomando clases, o que busques otras cosas para hacer, la idea es ampliar tus oportunidades de trabajo.

Una vez más, el internet es tu aliado: puedes buscar tutoriales en línea, incluso puedes enrolarte en clases virtuales en lugares como codeAcademy o en Coursera; aprender algo nuevo nunca viene mal. También puedes buscar nuevas oportunidades de empleo, que te ofrezcan más flexibilidad de horario o que se adecuen a lo que deseas hacer. Hay un dicho que dice que si trabajas en lo que te apasiona, deja de ser trabajo y se convierte en diversión.

5. Organízate: si estás atrapado en casa sin hacer nada y el aburrimiento te consume, puedes poner tu música preferida y comenzar a organizar tus espacios personales. Puede parecer simple, pero este acto es bastante terapéutico, pues lo que nos rodea es un reflejo de nuestro interior. Aprovecha para organizar tus pensamientos, tus metas, lo que quieres hacer, a dónde quieres llegar. Quizá no estás en la posición adecuada para abandonar tu trabajo y tu rutina aburrida, pero organizar tus días te darán una ventana de tiempo para dedicarte a esas actividades divertidas que pueden marcar la diferencia.

Recuerda que el gran reto para deshacerte del aburrimiento es moverte, tomar parte activa y dejar de pasar el tiempo en actividades que te entretienen pero que no resuelven el problema. Toma tiempo para pensar, meditar y transformar tu realidad. Tienes el poder de hacerlo, de romper la rutina y hacer de tu vida exactamente lo que deseas.