¿Qué carrera deberías estudiar?

Escoger nuestra carrera universitaria es una tarea complicada, ¿y cómo no serlo? Es una decisión que marca nuestras vidas, aun cuando decidamos no ejercer nuestra profesión; nuestros estudios son unos lentes que configuran la forma en que vemos el mundo. Para aquellos indecisos o que aun estén explorando posibilidades, esta lista de las carreras más exitosas a nivel mundial podría serles de gran ayuda:

Ingeniería

No es exageración decir que el mundo gira gracias a la labor de los ingenieros, desde edificaciones hasta microchips, el ingeniero es la persona que toma los conocimientos científicos y los lleva a la práctica, creando procesos y nuevas tecnologías que transforman nuestra vida. Actualmente una de las carreras mejor pagadas en el mundo es la de ingeniero en petróleos, con un sueldo base de $103.000 anuales, estos profesionales se especializan en los procesos relacionados con la extracción y transformación de esta materia prima en gasolina y demás derivados.

De cerca le siguen los ingenieros químicos, nucleares y de energía con un sueldo base promedio de $63.500 anuales. El campo de estos profesionales está experimentando un rápido crecimiento debido al desarrollo de energías alternativas, así como amplias oportunidades laborales en países orientados a esta área de investigación como Japón, Holanda y Estados Unidos.

Ciencias de la Computación

Desde licenciatura en computación hasta ingeniera de sistemas, ciencias de la computación es uno de los campos más cotizados en el mundo,con salarios anuales base que rondan el orden de los $60.000. Además, son profesiones ideales para aquellas personas que no se les da la cultura corporativa, existiendo un inmenso campo de trabajo para el especialista freelance o para aquellos emprendedores que desean fundar su propio startup.

De todas las especializaciones dentro del mundo de las ciencias de la computación, las competencias más buscadas suelen ser: bases de datos, desarrollo de software y sistemas de redes. Sin embargo es importante tener presente que aunque la demanda es alta, también lo es la competencia, siendo las distintas ciencias de la computación algunas de las carreras con mayor número de estudiantes a nivel mundial.

Matemáticas Aplicadas, Finanzas y Economía

¿Puede un matemático ganarse la vida?, pues, quizás le sorprenda a muchos saber que un profesional de la matemática aplicada puede ganar entre $50.000 y $60.000 dólares al año. A diferencia de quienes practican la matemática como disciplina académica, estos profesionales aprenden a utilizar las herramientas que les brindan esta compleja ciencia para resolver problemas financieros y económicos, para realizar estudios estadísticos, o para apoyar a grupos de investigadores.

Por otro lado, a los que le gusta las finanzas, otras alternativas viables son las licenciaturas en finanzas y en economía, los profesionales en esta área se especializan en estudiar los cambios en el mercado, predecir tendencias bursátiles, y el manejo de la bolsa. Sin embargo, es importante tener presente que estas profesiones son bastante demandantes, y es recomendable que la persona tenga un buen manejo del estrés.

Medicina

Aunque la medicina no es tan remunerada como las otras profesiones que hemos mencionado, lo cierto es que la demanda por médicos en el mundo es bastante elevada, si bien es cierto que es una profesión exigente, tanto en la formación académica como en el trabajo con los pacientes, también es verdad que casi cualquier país del mundo en búsqueda de profesionales tiene como prioridad a los expertos de la salud.

Aunque el medico es el profesional que asociamos normalmente con la medicina, existen muchas otras ramas en el área de la salud, por ejemplo: enfermería, especialista en equipos médicos, licenciados en nutrición, fisioterapeutas, analistas, farmacólogos y paramédicos. Muchas de estas profesiones son menos demandantes que el doctorado en medicina, pero ofrecen beneficios similares, así que son una buena alternativa para quienes deseen dedicarse a este sector, pero no cuenten con los recursos económicos para costear el largo trayecto de la formación médica.