Cómo enfriar latas de refresco o cerveza en 2 minutos

Acabas de llegar del supermercado y deseas disfrutar de tu bebida favorita de inmediato, pero estas están a temperatura ambiente. Todos sabemos lo desagradable que es beber una soda o una cerveza que no estén bien heladas y ponerles hielo sólo las arruinaría. O peor aún, acaban de llegar unos amigos a tu casa y todas las bebidas están calientes. Ya sea que desees enfriar una lata para ti o muchas para los invitados de una fiesta, te enseñaremos cómo enfriar latas de refresco o cerveza en 2 minutos.

Método 1: Agua, hielo y sal

Necesitarás un recipiente resistente al frío, de paredes gruesas y de ser posible de cristal. Los bowls, ollas y bandejas para hornear tipo Pyrex son ideales, pero cualquier bowl de cristal donde quepa la lata a enfriar sirve. Llena de hielo y agua el recipiente. Una proporción 50% agua y 50% hielo es perfecta. Si necesitas enfriar muchas latas, entonces un balde, bañera o heladera portátil te servirán.

Agrega una cucharadita colmada de sal al recipiente y mezcla bien. Si usas un balde o heladera portátil, entonces agrega más sal. Luego sencillamente coloca la lata dentro del recipiente, sumérgela y mézclala para que se enfríe con más rapidez. En tan sólo dos minutos tu bebida estará helada, como recién salida del freezer.

Este método funciona porque la sal se disuelve en el agua en iones de sodio y cloruro, como las moléculas de agua son polares se orientarán a si mismas para recibir estos iones. Todo esto requiere un gasto de energía, que proviene de la energía termal del agua, así que la temperatura de esta bajará aún más. Al poner la lata dentro del agua con hielo y mezclar, el calor de la bebida se transferirá a la solución para contribuir al gasto termal y por ende, la temperatura de la bebida también bajará. Recuerda enjuagar la lata antes de beber de ella, pues la sal que puede quedar impregnada en el borde puede interferir con el sabor de la bebida.

Método 2: toallas de papel

Toma una toalla de papel de cocina o servilleta gruesa y mójala bien. El tamaño de la toalla de papel debe ser suficiente para cubrir por completo la lata, así que si es más grande, tal vez necesites dos. Moja muy bien la toalla de papel y envuelve la lata (o botella, pues este método funciona también con botellas de plástico y vidrio) asegúrate que la toalla de papel cubra la mayor superficie posible y que no se caiga. Coloca la lata o botella en el freezer y espera unos cinco minutos.

En este caso, la toalla de papel se congela con rapidez dentro del freezer y transmite el frío directamente a la botella o lata. Es como si crearas una funda de hielo para la bebida. Este método toma un poco más de tiempo, pero es práctico porque también funciona con botellas de vino, cerveza o refrescos, sin necesidad de agregar hielo y aguar la bebida. Es posible que las botellas con mayor volumen tarden un poco más en enfriarse en comparación con las pequeñas, pues contienen más líquido.