Qué lugares y objetos de la cocina son los que acumulan más bacterias

La cocina es uno de esos puntos álgidos del hogar, en los que deben extremarse las medidas de limpieza, ya no tanto por un asunto estético sino por salud. Al ser el lugar donde se preparan los alimentos, es necesario que esté limpia y, sobre todo, libre de gérmenes. Hoy te diremos qué lugares y objetos de la cocina son los que acumulan más bacterias, para que puedas erradicarlas y cuidar tu salud y la de tu familia.

Las fuentes de contaminación

Las bacterias y virus que causan enfermedades se diseminan en la cocina a través delcontacto de las manos y los alimentos. Es decir, si una persona portadora de algún virus o bacteria tiene contacto con los alimentos o la superficies de la cocina, contaminará el área. Es por ello que resulta fundamental lavarse las manos antes y después de preparar o manipular los alimentos.

Asimismo, algunos alimentos como las carnes crudas, aves y pescados pueden tener bacterias como la Escherichia coli, shigela, listeria, toxoplasmosis y salmonela, que causan enfermedades. Algunas frutas y vegetales también pueden contener microorganismos y parásitos que pueden ser transmitido a las superficies y de allí a los seres humanos.

Es necesario recalcar que una cocina puede lucir impecable y, a pesar de ello, estar contaminada. Limpiar no es lo mismo que desinfectar, por lo que hay que tomar medidas especiales y precauciones para matar los microorganismos de la cocina.

Los lugares con más bacterias en la cocina

Utensilios de cocina

Los abrelatas, cuchillos, tijeras y espátulas suelen ser portadores de bacterias. Estos utensilios, sobre todo las espátulas de madera, están en contacto con alimentos y manos, pero muchas veces no se lavan de inmediato, pues se ven perfectamente limpios. Lávalos apenas termines de usarlos y desinfecta los utensilios de madera con un chorrito de vinagre.

Tablas de cortar

De madera o plástico, las tablas de cortar son uno de los objetos con más bacterias dentro de la cocina y responsables de la contaminación cruzada, sobre todo si se usa una sola para cortar todo tipo de alimentos. Es fundamental tener varias tabla de cortar, separadas por tipo de alimento: una para las carnes, otra para vegetales y otra para panes. Asimismo, es necesario desinfectarlas después de cada uso; ya sea lavándola con agua caliente y vinagre o con un chorrito de cloro.

Utensilios «complejos»

Los procesadores de alimentos, batidores de huevos, licuadoras y otros con estructuras complejas, a los que resulta difícil llegar para lavar bien pueden estar contaminados con bacterias. Al tener tantos resquicios inaccesibles, acumulan restos de comida que se descomponen. Puedes lavarlos con agua caliente y vinagre. Llénalos con la mezcla y ponlos a funcionar o déjalo en remojo para que eliminen los restos de comida.

El drenaje del lavaplatos

Parece un poco paradójico que el lugar por donde corre el agua y el jabón de lavar los platos se contamine, pero el drenaje, al acumular pequeñas cantidades de comida que se descompone, suele estar lleno de bacterias y virus. Para eliminarlas, vacía la canastita protectora para eliminar los restos de comida inmediatamente después de lavar los platos y desinféctalos al menos una vez a la semana con agua caliente y un chorrito de cloro.

La esponja de lavar platos y trapos de limpiar

Las esponjas y trapos son superficies húmedas y por tanto un lugar maravilloso para que las bacterias prosperen. Hay estudios que confirman que una esponja puede tener 200 veces más bacterias que el inodoro, por lo que resulta de vital importancia cambiarla con frecuencia (una vez al mes) y desinfectarla cada tanto. Para ello, humedece la esponja y colócala en el microondas durante un minuto. Déja que enfríe antes de usarla de nuevo.