Trucos para hacer limpiadores caseros

Tener una casa impoluta, prístina y perfecta significa utilizar diversos productos. Si bien es cierto que todos esto productos comerciales cumplen su función de maravilla, la inmensa mayoría contienen un gran número de elementos químicos que pueden ser irritantes e incluso peligrosos para la salud. Esto es preocupante, sobre todo si tienes niños pequeños o mascotas, pues estos suelen estar en contacto con casi todas las superficies del hogar. Asimismo, hay quienes consideran que estos productos de limpieza son poco ecológicos, además de ser costosos. La buena noticia es que no tienes que renunciar a tener un hogar impecable si quieres proteger el ambiente o la salud de tu familia, pues puedes hacer tus productos de limpieza naturales. Sigue leyendo y aprende estos trucos para hacer limpiadores caseros.

La seguridad primero

Antes de proporcionarte listas de ingredientes, recetas y demás, es importante recalcar las medidas de seguridad. Aunque utilices materiales naturales, que están en tu cocina y usas a diario, es imprescindible que sepas un par de cosas que garantizarán tu bienestar.

Lo que NUNCA debes mezclar

Vinagre + cloro: crea ácido clorhídrico, que produce quemaduras químicas.

Alcohol isopropílico y cloro: produce cloroformo, ácido clorhídrico y otros compuestos terribles que pueden afectar tu sistema nervioso.

Peróxido de hidrógeno + vinagre: produce ácido paracético, que es corrosivo e irritante.

Vinagre + Bicarbonato de sodio: esta mezcla no es peligrosa, sólo es completamente inútil. Cuando mezclas un ácido (vinagre) con una base (bicarbonato) reaccionan y producen agua; y si almacenas la mezcla en un bote cerrado, éste puede explotar. Úsalos por separado.

Limpiadores caseros para el hogar

Fotografía: ROB_6545  (Licencia)

Fotografía: ROB_6545 (Licencia)

Desinfectante casero: en una botella mezcla una taza de vinagre blanco, un par de ramas de canela, unos clavos de olor y piel de limón. Agrega una taza de agua, mezcla, tapa y deja reposar la mezcla varios días. Cuela el líquido en una botella de spray y úsalo en casi cualquier superficie. El olor a vinagre se disipa, pero sigue desinfectando y deja un delicioso aroma.

Para quitar las manchas rebeldes del inodoro: utiliza bebida en polvo (tipo KoolAid, Tang o similares), espolvorea el contenido del sobre en las paredes, frota un poco, deja reposar varias horas. Frota nuevamente con el cepillo y decarga el agua. Quedará impecable, gracias al ácido cítrico de este producto.

Limpiador para baldosas casero: Mezcla en una botella de spray media taza de vinagre blanco, dos cucharaditas de jabón lavaplatos líquido y dos tazas de agua tibia. Agita y usa directamente en las paredes y pisos. No olvides aclarar con agua. El vinagre desinfecta y quita el moho, mientras que el lavaplatos elimina los depósitos de jabón y el sucio.

Sustituto de cloro casero: mezcla una taza de peróxido de hidrógeno, tres cucharadas de jugo de limón y 15 tazas de agua. Almacénalo en algún contenedor y usa libremente como sustituto del cloro. Recuerda no mezclar con vinagre.

Limpiador de metales: Coloca un poco de sal de cocina en un platito, toma medio limón y deja que se le pegue la sal en la parte abierta. Frota con el limón la pieza, luego enjuaga con agua y pule con un paño seco. Sirve para pulir bronce, plata, hierro y otras aleaciones, pero es mejor probarlo en una esquina antes de trabajar toda la pieza.

Limpiador de cristales casero:mezcla dos tazas de agua, 1/2 taza de vinagre blanco, 1/4 de taza de alcohol isopropílico y un par de gotas de algún aceite esencial que te guste (esto es opcional). Rocía sobre la ventana y seca con un paño de microfibra o un trozo de diario arrugado.

Desodorante multipropósito casero:en un cuarto de taza de agua tibia diluye 4 cucharadas de bicarbonato de sodio. Limpia la superficie que desees desodorizar (nevera, baño, alfombra) utilizando una esponja y retira con un paño húmedo.

 

No Responses