Tips para hablar en público

Hay estudios que demuestran que el temor a hablar en público es mucho más frecuente que el miedo a la muerte. Suena exagerado, pero casi todas las personas sentimos grandes cantidades de ansiedad cuando nos enfrentamos a un discurso o actuación en público. Es completamente normal y sano sentir un poco de miedo, pero no puedes permitir que eso te afecte; aprender cómo enfrentar el temor a hablar en público puede traerte grandes satisfacciones en tu vida laboral, académica y personal. Siempre hay espacio para mejorar, así que puedes seguir estos tips para hablar en público y deslumbrarlos con tu seguridad y don de palabra.

Antes de la presentación

Prepárate: estudia muy bien todo lo que vas a decir. Aunque estés nervioso, dominarás el tema que vas a exponer y será más difícil perder el hilo de tu discurso, además de darte más seguridad y dominio sobre el tema.

Ensaya: no es necesario que te aprendas lo que vas a decir de memoria, pero si es importante que quede en tu memoria la estructura de lo que expondrás. La práctica hace al maestro, así que ensaya frente a tu familia, amigos y hasta tus mascotas.

Organiza: prepara tu discurso, estructúralo de forma coherente. Puedes usar fichas de apoyo pero lo ideal sería utilizar algún material audiovisual. Esto te ayudará en caso de que los nervios te traicionen y olvides algo, además ayudará a que tu público se concentre en tus ideas.

Durante la presentación

Rompe el hielo: iniciar el discurso con una broma ligera, que haga reir a la audiencia es una forma excelente de medir a tu público, romper el hielo y crear una atmósfera más ligera y relajada.

Admite que estás nervioso: cuando intentas disimular algo, se hace más evidente. Si en cambio, le explicas a tu público que estás un poco nervioso porque no acostumbras a hablar en público, romperás el aura pesada del ambiente, despertarás simpatía y te sentirás más relajado.

Concéntrate en una persona a la vez: busca en el público alguna cara familiar, o alguien que con sus gestos te transmita confianza. Habla mirando hacia ese punto o hacia el final del espacio, no te concentres en el público completo, pues podría abrumarte.

Prepárate para los errores: lo ideal sería que tu discurso fluyera completamente, pero es posible que ocurra algo inesperado, desde dejar caer las notas, problemas con el proyector o incluso quedarte congelado. Prepárate para enfrentar cualquiera de estos escenarios con humor y tranquilidad. Nada expresa seguridad como manejar graciosamente cualquier inconveniente.

Sonríe y muévete por el escenario: quedarte congelado, escupiendo palabras con una cara inexpresiva te hará lucir como un robot inseguro. Demuestra tu confianza desplazándote por el espacio, deja que tu sonrisa y tus sentimientos de alegría y concentración fluyan en tu cuerpo y tus palabras. Recuerda que eres el dueño del espacio, que el público está para escucharte y que puedes lograrlo.